Rafa Nadal se queda sin podio en individual, pero eso no significa que no haya ganado una medalla. Rafa Nadal perdió el partido en el que luchaba por el bronce, pero eso no significa que no sea campeón. Rafa Nadal no ha podido sumar una presea más para España, pero eso no significa que no haya llevado a España a lo más alto. No se le puede pedir más al mejor deportista español de todos los tiempos, pues si algo ha dado por su nación ha sido hasta la última gota de sudor de su frente y hasta la última gota de sangre que había en su cuerpo.

Los atletas que compiten en los Juegos Olímpicos son los encargados de defender a un país entero a través del esfuerzo y la superación. Es algo similar a lo que ocurre en el Ejército, pero sin armas. Subir a lo más alto del podio y hacer que suene el himno nacional es la mayor hazaña que puede llegar a conseguir un deportista. Y Rafa Nadal lo sabe.

El tenista mallorquín no estaba pasando por su mejor momento. Hacía tiempo que había perdido el número uno del ranking ATP y las malas pasadas que le estaban jugando las lesiones no ayudaban precisamente a volver a lo más alto. La última de ellas, en la muñeca, la cual lo llevó a renunciar a Wimbledon y a estar dos meses inactivo. Se acercaban los Juegos Olímpicos. Hace cuatro años, estaba previsto que Rafa Nadal fuera el abanderado en Londres, pero una lesión le hizo renunciar a semejante privilegio. La historia de debía una y en Río ocuparía ese lugar en el desfile de inauguración con el que siempre había soñado. Otra lesión próxima a los Juegos. Nadal no se merecía que el destino fuese tan cruel con él. Afortunadamente, existía una posibilidad de poder llegar listo a Río. Para ello, necesitaba recuperarse rápidamente en la medida de lo posible. Finalmente, llegó la hora y no se encontraba al cien por cien de su rendimiento físico. Sin embargo, son unos Juegos Olímpicos, la competición deportiva más importante del mundo. Además, él iba a ser el abanderado de España. Había que darlo todo y más.

Sin poder rendir al máximo, Rafa Nadal ha conseguido junto a Marc López la medalla de oro en dobles masculino. ¿Qué sentía el tenista de Manacor en lo más alto del podio después de todas las adversidades que había pasado? Nadal lo tiene claro: “Siempre es una gran emoción escuchar el himno de España”. Por España continuó luchando para volver a llevarla a lo más alto en categoría individual. Apenas le quedaban fuerzas y hasta al mayor de los héroes llega un momento en el que se le agota la gasolina. Pero España es su país y eso es lo más grande que tiene. Por España, si hace falta, se muere. Porque la tierra duele.

Afortunadamente, España también le ha correspondido a Rafa Nadal. A pesar de no haber subido al podio en individual, no hay ningún solo español que pueda reprocharle absolutamente nada al tenista mallorquín porque todos saben que él lo ha dado todo. España lo sabe y el mundo entero lo sabe. El mundo entero se ha quitado el sombrero ante la hazaña de Rafa Nadal y ante el esfuerzo que ha hecho por defender a España. Porque España duele. Porque cuando algo duele tanto, la única explicación que tiene lógica es lo mucho que se quiere.

DEJA UNA RESPUESTA