España llevaba sin conseguir medallas en atletismo en unos Juegos Olímpicos desde Atenas 2004

Las mayores esperanzas de medalla para España en la XI jornada de Río 2016 estaban puestas en Orlando Ortega y el atleta hispano-cubano no defraudó. En su prueba, los 110 metros vallas, el español quedó segundo con un tiempo de 13.17, a doce centésimas del oro del jamaicano Omar McLeod. El bronce fue a parar al francés Dimitri Bascou, con un tiempo de 13.24.

Orlando no tiene límites

La última medalla que consiguió España en atletismo en unos Juegos Olímpicos fue en Atenas 2004, donde Joan Lino Martínez obtuvo el bronce en salto de longitud. Orlando Ortega ha sido el encargado de poner fin a esa sequía con su presea de plata en Río, pero advierte de que esta no será la única que lleve su nombre. “Orlando no tiene límites, está en el comienzo de un gran momento para mí y para el atletismo español”, asegura.

Prometió dejarse la piel por España y lo cumplió

Orlando nació en Cuba, pero después del Mundial de Moscú 2013 y las discrepancias que tuvo con la Federación Cubana, hizo las maletas y tras su paso por Italia, aterrizó en España, donde ha tenido que esperar hasta pocos días antes de que comenzaran los Juegos de Río para que el COI y la Federación Internacional (IAAF) lo autorizaran para competir bajo bandera española. Una vez obtenido el permiso, el atleta prometió darlo todo en agradecimiento a su país de adopción: “Prometí antes de salir de España que me iba a dejar la piel por España, que daría la vuelta de honor a todo el estadio por España. Me hubiese gustado oro pero no salió. Para mí sabe como oro, como un récord del mundo. Gracias a Dios he puesto el nombre de España muy alto”. Dicho y hecho, en cuanto vio una bandera de España, la agarró y dio con ella la vuelta de honor al estadio cumpliendo su palabra.

Medalla con dedicatoria para su abuela

Si Orlando Ortega ganaba una medalla, tenía bien claro a quien se lo iba a dedicar: a su abuela Cristina, que también fue atleta y compitió bajo bandera cubana en los Juegos Olímpicos de México 68. “Siempre antes de cada carrera le pido a ella y a Dios que me ayuden a lograr mis objetivos”, afirma. Desde luego, no cabe duda de que Cristina Echevarría, desde el más allá, estará muy orgullosa presumiendo de nieto.

DEJA UNA RESPUESTA