La carrera profesional de un futbolista es muy corta y nunca está de más tener otras facetas

Cuando los clubes o los medios de comunicación le dan la oportunidad al público de poder entrevistar a sus jugadores preferidos, es habitual la pregunta de qué profesión habrían escogido si no hubiesen sido futbolistas. La mayoría de ellos responden que no existe una opción B, que lo único que saben hacer es dar patadas a un balón. Sin embargo, hay otros que sí que han demostrado en alguna que otra ocasión que tienen otras facetas que se les da casi tan bien o tan bien como el fútbol. Nadie sabe qué les deparará el futuro una vez cuelguen las botas, pero he aquí una serie de ideas hipotéticas para algunos futbolistas:

1. Joaquín Sánchez (humorista)

Seguro que cuando han leído el título de esta entrada, a la mayoría de los lectores de CR el primer nombre que se les ha pasado por la cabeza es el de Joaquín. Y es que es imposible pasarlo mal al lado del bético gaditano, la alegría del vestuario verdiblanco. Chistes, anécdotas, imitaciones… No hay rama humorística que se le pueda resistir a Joaquín y si algún día decidiera prescindir del fútbol en su vida, podría perfectamente sacarle partido a su facilidad para hacer reír a la gente.

2. Miguel Torres (modelo)

Miguel Torres: Instagram.

Fuera de los terrenos de juego, el defensa del Málaga destaca por su gran atractivo físico y siempre aparece en las listas de los futbolistas más guapos de la Liga española. Quizá si se dejara ver más a menudo por las redes sociales, podría adjudicarse también la faceta de influencer, pero como no es así, quizá le vendría mejor la forma que tradicional que tienen los modelos para ganarse la vida. Y es que la cámara lo adora y así lo demuestra cada vez que ha tenido alguna sesión de fotos. Desde luego, el arte de posar sí que lo lleva en las venas, además de tener todas las cualidades para hacerse dueño y señor de las mejores pasarelas.

3. David Villa (cantante)

El máximo goleador histórico de la selección española y actual delantero del New York City guarda un secreto oculto: se entona muy bien. Hace años, se metió en un estudio de grabación para grabar junto a Ana Torroja una versión de Insurrección, de El último de la fila demostrando que si quisiera, podría ganarse la vida perfectamente delante de los micrófonos. Quién sabe si a sus conciertos acudirían todos aquellos nostálgicos de La Edad de Oro de la selección española que en su día sacaron con orgullo las banderas al balcón. Si fuera así, el lleno en los estadios estaría asegurado.

4. Cesc Fàbregas (actor)

Mucho ha llovido ya desde la campaña publicitaria que el mediocampista catalán que actualmente milita en el Chelsea grabó para Nike en la que le pedía a su jefe tener su propio show. Poco después, Fàbregas fue uno de tantos futbolistas que hizo un cameo para la película de Santiago Segura Torrente 4: Lethal Crisis. Cierto es que le faltan unas cuantas clases de interpretación, pero con la práctica, quién sabe si podría ser la próxima estrella de Netflix.

5. Sergio Ramos (torero)

La tradición de celebrar un título del Real Madrid con el capote en mano viene de Raúl. Sin embargo, el “eterno capitán” ha encontrado en el actual capitán al más fiel de sus sucesores en lo que a este tipo de festejos se refiere. Raúl es aficionado a los toros, pero no para ponerse delante de ellos. En cambio, Sergio Ramos cuando era pequeño no tenía claro si de mayor quería ser futbolista o torero. Finalmente, se decantó por lo primero ya que su madre se negó a llevarlo a una escuela de tauromaquia, pero si aún le quedase algo de gusanillo por dentro, en CR estamos seguros de que en los ruedos saldría más de una vez por la puerta grande.

Sergio Ramos con la bandera de Andalucía y el capote de torero celebrando la Décima: Agencias.

6. Pepe Reina (showman)

Con la sangre cordobesa que corre por sus venas, Pepe Reina tiene un arte que no se puede aguantar. En el recuerdo colectivo quedan las celebraciones tanto del Mundial como de las dos Eurocopas que España ganó entre los años 2008 y 2012 en las que Pepe Reina era el alma de la fiesta. No eran pocos los comentaristas que cubrían el festejo los que aseguraban que una vez se retirase Pepe Reina, no le iba a faltar el trabajo como showman en la televisión. Desde luego, las risas y el espectáculo estarían asegurados.

DEJA UNA RESPUESTA