Si el sistema educativo aprendiese del fútbol, el rendimiendo en las altas capacidades sería mucho mayor y disminuiría el fracaso escolar en este tipo de alumnado

Si hay un momento en la historia del Alcorcón por el cual se recuerde al equipo, ese es, sin duda, el Alcorconazo. El día en que los amarillos vencieron al Real Madrid por 4-0, mucha gente no era capaz de comprender cómo un equipo repleto de jugadores galácticos podía ser derrotado de semejante manera por un Segunda B. Este caso es similar a otro que, con frecuencia, también se suele dar en el ámbito de la educación: ¿Por qué es tan alta la tasa de fracaso escolar en alumnos superdotados? Parecen dos mundos muy distintos, pero en realidad tienen mucho que ver el uno con el otro.

La captación del talento

Javier Hernández, ojeador del Alcorcón: Isabel Arroyo.
Javier Hernández, ojeador del Alcorcón: Isabel Arroyo.

En el fútbol, todo comienza a una edad muy temprana y los encargados de detectar el talento en los niños y captar a los jugadores cuyo perfil mejor se adapte a la filosofía del equipo son los ojeadores. Javier Hernández tiene una larga trayectoria como ojeador: estuvo trabajando para el Real Madrid durante once años. Después, pasó un par de años por el Atlético de Madrid y tras su paso por la capital de España, desembarcó en el Mallorca, donde prestó sus servicios durante tres años. Desde hace ocho, se dedica a captar jugadores para el Alcorcón. A lo largo de su carrera, Hernández ha descubierto talentos como Diego Costa (Atlético de Madrid), Sarabia (Sevilla), Diéguez (Alavés) o Jorge Cuenca (Barcelona).

Ante la pregunta de cómo se capta el talento futbolístico en los niños, Javier Hernández responde: “El talento se nace con él. A los ocho años ves cuando el jugador tiene talento aunque en un partido no haga más que dos acciones e incluso aunque no toque el balón”.

“Que un alumno saque buenas notas no significa que sea muy inteligente”, Carmen Sanz Chacón

Carmen Sanz Chacón en su despacho de la fundación El Mundo del Superdotado: EMDS.
Carmen Sanz Chacón en su despacho de la fundación El Mundo del Superdotado: EMDS.

Si a los ojeadores no se les escapa el talento de los niños aunque estos no metan goles ni participen en las jugadas, los maestros no lo tienen tan claro a la hora de detectarlo en sus alumnos cuando los resultados académicos no acompañan. Carmen Sanz Chacón es la directora de El mundo del superdotado, que es una organización que prepende desarrollar el potencial humano de las personas con altas capacidades intelectuales y superdotación. Ante la pregunta de cómo se detecta el talento en la escuela, responde: “Los profesores se fijan, sobre todo, en que los alumnos saquen buenas notas, pero eso no quiere decir que tengan delante a un niño muy inteligente. A veces, los niños muy inteligentes no sacan buenas notas porque se aburren o están desmotivados. Lo mejor para detectar el talento en la escuela sería que, desde muy pequeños, a los niños se les pasara un test de screening de  inteligencia, y a los que destaquen por encima del 90% de percentil hacerles un estudio más completo”.

La educación en casa, un pilar fundamental

Ronaldinho: Marca.com.
Ronaldinho: Marca.com.

El talento, tanto futbolístico como académico, es un don con el que se nace y para pulirlo, es necesario entrenarlo todos los días. Sin embargo, existen otros factores igual de importantes para que el joven talentoso llegue a la cima y no se quede por el camino. Javier Hernández tiene muy claro cuál es ese factor: la educación. “El futbolista que alcanza el éxito es aquel que viene de una familia ordenada y cuyos padres le exigen que se centre en los estudios más que en otra cosa”, explica. Ante tantos casos que ha habido en la historia del fútbol de jugadores echados a perder por culpa de la mala vida (como por ejemplo, Ronaldinho), Hernández argumenta: “Son jugadores sin educación ninguna que ganan mucho dinero y no saben cómo gestionarlo. No son buenas referencias a seguir”. Respecto al talento en la superdotación y las altas capacidades (superdotado es un niño que tiene un CI de 130 o superior y altas capacidades intelectuales se dan en niños que por su capacidad intelectual necesitan apoyo especial educativo), Chacón expone que es fundamental el apoyo y la comprensión de la familia ya que esos niños van a destacar en clase y van a tener problemas con sus compañeros.

España es un país con mucho talento

Jugadores del equipo de Tercera del Alcorcón en pleno entrenamiento: Isabel Arroyo.
Jugadores del equipo de Tercera del Alcorcón en pleno entrenamiento: Isabel Arroyo.

Carmen Sanz Chacón afirma que España es un país con un talento y un nivel de creatividad “extraordinarios”. Sin embargo, también asegura que estas cualidades están infravaloradas ya que en los centros escolares “se tiende a igualar desde abajo”. “En el caso de las altas capacidades, un niño con ocho años tiene una edad mental de once, por ello, debería estar con niños de diez u once años y en ese nivel escolar. Si un niño con una gran capacidad se le sube de curso, que sería lo recomendable (por lo menos dos años)  desde el principio, ese niño puede aprovechar más su talento. Si en España tenemos ocho millones de estudiantes, tendría que ser sobre 800.000 y estamos hablando de que no están recibiendo apoyo más de 25.000 en toda España. Lo que falla es la identificación. Muchas de las personas con más talento y más creatividad lo ocultan o incluso tienen que irse del país porque aquí no encuentran cómo desarrollarlo, ni cuando son niños por falta de colegios especiales, ni cuando son adultos por la falta de oportunidades reales de desarrollo profesional para ellos. Contamos con un sistema social que no valora ni la creatividad ni el talento y por eso estamos tan rodeados de personas mediocres. En otros países, para formar parte del gobierno tienes que ser una persona muy inteligente y con capacidad demostrada en muchas áreas, pero en el nuestro solo hace falta saber relacionarse bien”, asegura.

Una de las ventajas que tiene el desarrollo del talento futbolístico sobre el del talento académico en España son sus identificadores. Para Javier Hernández, los mejores ojeadores del mundo se encuentran en España: “Los ojeadores ingleses y alemanes van con dinero al jugador que les toque y los españoles son mucho más de campo y de calle”.

Los héroes del Acorconazo: Marca.com.
Los héroes del Alcorconazo: Marca.com.

Para explicar el por qué del fracaso escolar en alumnos superdotados, la directora de El mundo del superdotado insiste en la desmotivación que les provoca a estos niños el aburrirse tanto en clase. ¿Quizá fue eso también lo que le llevó en su momento al Real Madrid a dejarse golear por el Alcorcón? Javier Hernández comenta qué ocurre en estos casos: “Influye mucho la preparación. Lo que pasa es que antes los equipos más profesionalizados tenían un mejor método de entrenamiento y hoy en día, un Tercera, un Segunda B o un Segunda A entrenan igual, cada vez más físicos. Los modestos tienen menos calidad, pero la intensidad y las ganas les hacen correr y el otro equipo, aunque sea muy bueno, como no corra, lo pasa mal. Porque todo el mundo tiene que tener ganas de competir a la hora de jugar”.

El sistema educativo tiene mucho que aprender del deporte

En España, si un niño destaca en fútbol, ahí están los ojeadores para detectar su talento y así poderle sacar partido a toda la magia que pueda haber en sus botas para que cuando sea mayor, pueda vivir de lo que mejor se le da hacer. Para Carmen Sanz Chacón, el sistema educativo tiene muchísimo que aprender del ámbito del desarrollo deportivo: “Si el niño destaca en matemáticas, en física, en química o en lenguaje, normalmente esa capacidad no se desarrolla y los padres se enfrentan a un sistema educativo que no los escucha ni los comprende. Con muchas dificultades, pueden llegar a conseguir la atención que el niño necesita, pero generalmente, a base de mucho sacrificio personal en tiempo y dinero. Nosotros conocemos a muchos padres que han decidido irse de nuestro país porque necesitaban un colegio especial para su hijo superdotado y aquí es imposible. Sería un sueño para todos los que trabajamos en el mundo de las altas capacidades y la superdotación que los niños con talento en el ámbito lógico, matemático, verbal e intelectual en general pudiesen tener una décima parte del apoyo que actualmente reciben los niños con talento deportivo o musical en nuestro país”.

 

DEJA UNA RESPUESTA