La selección de las antípodas ha sabido aprovechar las dos ocasiones que ha tenido en forma de gol

Los jugadores alemanes celebran la victoria ante Australia: Agencias.
Los jugadores alemanes celebran la victoria ante Australia: Agencias.

Alemania presentaba su ‘equipo B’ para debutar ante Australia en la Copa Confederaciones con tan solo tres jugadores del legado de Brasil 2014. A pesar de no ser los habituales, todas las quinielas apuntaban a que los germanos serían infinitamente superiores a los australianos y aunque sí que han conseguido los tres puntos, el juego no ha terminado de convencer.

El marcador abrió de forma temprana para Alemania a los cinco minutos del pitido inicial con un gol de Stindl. Mientras tanto, la selección australiana apenas creaba peligro, pero en el minuto 41, Rogic tuvo la ocasión en sus pies y no la desaprovechó para empatar el partido. A poco antes del descanso, Draxler transformó un penalti en el cual Sainsbury derribó a Goretzka.

Ya en la segunda parte, Goretzka marcó para Alemania en el 47′ dando así un respiro para la campeona del Mundo, pero una vez más, Australia tuvo la ocasión y remató con gol. Fue Juric en el 56′ y aunque hubo que esperar a la decisión final del VAR, este finalmente lo dio por válido. A partir de ahí, no hubo más goles, pero hasta el último suspiro, a Alemania le tocó sufrir demostrando de esta manera que ya no está tan fuerte como todo el mundo esperaba.

DEJA UNA RESPUESTA