Los hombres de Joachim Löw demuestran sobre el terreno de juego que el futuro de Alemania está más que garantizado

Goretzka celebra uno de sus goles: Agencias.
Goretzka celebra uno de sus goles: Agencias.

Ni la selección alemana en general ni Ter Stegen en particular tuvieron compasión de un México que se mereció marcar más goles. A base de buen juego y un buen entendimiento entre los compañeros de equipo, Alemania empezó a mandar en el marcador desde el minuto 6 de la primera parte, cuando Goretzka tras un robo en el centro del campo se hizo con la pelota, abrió para Sülle y este la devolvió para encajar el 1-0. Dos minutos más le hicieron falta solamente a Goretzka para repetir hazaña en un jugada prácticamente calcada a la anterior. El marcador llegó al descanso con 2-0 y muy buenas impresiones por parte de Alemania.

Los hombres de Löw querían más en la segunda parte y en el minuto 59, Werner se aprovechó de un error en la defensa mexicana. Pasaba el tiempo y México se hacía cada vez más fuerte, pero cada balón que disparaba, cada balón que o bien detenía el palo o bien detenía Ter Stegen. A lo más que pudieron aspirar fue a marcar el 3-1, un latigazo de Fabián que aprovechó una falta en forma de señor gol en el 89′. Fabián pudo repetir hazaña al minuto siguiente, pero la suerte no le acompañó. Finalmente, la sed de goles de Alemania desembocó en un gol de Younes en el 91′. Con este resultado, Alemania espera a Chile en la gran final el próximo domingo 2 de julio.

DEJA UNA RESPUESTA