La falta de apoyos tanto institucionales como sociales hacen que la igualdad en el deporte rey esté a día de hoy muy lejos de convertirse en una realidad

A pesar de que las mujeres llevan desde el siglo pasado dejándose la piel por conseguir los mismos derechos que los hombres y habiendo avanzado en muchos aspectos a pasos agigantados, todavía en pleno siglo XXI hay que seguir hablando de lucha contra la desigualdad y la discriminación porque, desgraciadamente, siguen siendo una realidad. El mundo del fútbol es uno de los lugares donde es más evidente que todavía queda mucho por hacer y estos son diez obstáculos de tantos existentes que aún hay que superar para que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad y no una utopía:

1. El salario

Cristiano Ronaldo y Nadine Kessler, ganadores del Balón de Oro 2014: FIFA.

¿Por qué los futbolistas cobran esa cantidad de millones tan desorbitada? Porque sus carreras son muy cortas y se jubilan muy jóvenes. La edad media de la retirada ronda los 35 años, una edad en la que el futbolista por norma general no tiene estudios ni sabe hacer otra cosa que no sea darle patadas a un balón. Como este panorama no es precisamente el más óptimo para encontrar un nuevo trabajo, la única manera de garantizarles el futuro es pagándoles mucho dinero mientras estén en activo para que el día de mañana no les falte de nada (obvio es que ya como se administre cada uno es su problema). Al igual que la carrera futbolística para un hombre es muy corta, para una mujer también lo es. Sin embargo, a ellos se les asegura su futuro con grandes cantidades de dinero mientras que a ellas el fútbol no les da para comer. ¿Por qué?

2. Falta de apoyo por parte de las autoridades

El rey Felipe VI otorgando al Barcelona la Copa del Rey 2017: EFE.
El rey Felipe VI otorgando al Barcelona la Copa del Rey 2017: EFE.

El pasado 28 de mayo, David Menayo explicaba en un artículo de Marca que era un paso hacia atrás que el rey Felipe VI estuviese en todas las finales de la Copa del Rey mientras que la reina Letizia todavía no ha presidido ninguna final de la Copa de la Reina. Es más, según Menayo, ninguna de las ediciones de esta competición ha tenido en el palco la presencia de la Monarquía. Desde 1983. Los Reyes de España están acostumbrados a estar presentes en todo tipo de competiciones deportivas y en el caso del fútbol femenino, le harían un gran favor al gremio si de vez en cuando se dejaran frecuentar por allí aunque fuera solo para apoyarlo con su presencia.

3. La ausencia de un Real Madrid femenino

Jugadoras del Canillas y una selección aleatoria reivindican una sección femenina en el Real Madrid: Marca.
Jugadoras del Canillas y una selección aleatoria reivindican una sección femenina en el Real Madrid: Marca.

¿Por qué el Real Madrid siempre es el dueño y señor de las noticias deportivas? Porque todo, absolutamente todo el mundo tiene una opinión acerca del Real Madrid, ya sea para bien o para mal. El equipo de Chamartín es el club más poderoso e influyente del mundo a todos los niveles. Es por eso por lo que si se animara a formar un equipo de fútbol femenino le abriría muchísimas puertas al deporte rey practicado por las mujeres. Sin embargo, a día de hoy y a pesar de que el fútbol femenino lleva años pidiéndoselo a gritos, dicho proyecto sigue siendo un sueño que todavía está muy lejos de hacerse realidad.

4. La oportunidad de oro que dejó escapar el Atlético de Madrid

El Vicente Calderón desde lejos al atardecer: CR.
El Vicente Calderón desde lejos al atardecer: CR.

El Atlético de Madrid es uno de los clubes que más está apoyando al fútbol femenino en España. La directora del Atlético Féminas, Lola Romero, ha ido viendo cómo sus sueños se han hecho realidad gracias a su esfuerzo y sus reivindicaciones. Además, este año han salido juntos el equipo femenino campeón de Liga y el masculino campeón de la Europa League por Madrid para celebrar sus títulos. Sin embargo, la institución rojiblanca ha perdido una oportunidad de oro que, aunque suene a utopía, habría sido un paso de gigante para el fútbol femenino. Está claro que quien manda es el dinero, pero habiendo dado paso al Wanda Metroplitano para ellos, la afición atlética habría preferido que en vez de vender el Vicente Calderón, lo hubieran dejado para las féminas. Sin duda, un gran estadio para un equipo femenino habría sido más que un paso de gigante hacia la utópica igualdad.

5. Los triunfos silenciosos de la selección española

España, campeona de la Argarve Cup: FIFA.
España, campeona de la Argarve Cup: FIFA.

La selección española femenina todavía no cuenta en su palmarés con ninguna Eurocopa ni ningún Mundial. Sin embargo, ha ganado torneos prestigiosos dentro del fútbol femenino como la Copa Algarve en 2017 o la Copa Chipre 2018. No cabe duda de que las mujeres de Jorge Vilda se merecían ser recibidas en Atocha como las campeonas que son, pero allí no había nadie. ¿Por qué? Porque la Federación no comunicó a los medios en qué tren viajaban las chicas. Quizá la opinión pública pueda acusar a la prensa de la falta de repercusión mediática, pero los periodistas van adonde saben que está la noticia. Si no se enteran de algo porque nadie se lo ha comunicado, ¿quién es entonces el culpable?

6. Los trapos sucios dentro de la Federación

Jorge Vilda: CR.
Jorge Vilda: CR.

España consiguió billete por primera y única vez en la historia para un Mundial de fútbol femenino en Canadá 2015, no logrando dentro de la competición pasar de la fase de grupos. A la vuelta, las jugadoras pidieron la dimisión del entonces seleccionador nacional, Ignacio Quereda. ¿El motivo? Que con él no habían tenido la preparación necesaria para rendir al máximo. Tras esta polémica, Jorge Vilda tomó el mando de la Roja femenina, pero para la última Eurocopa dejó atrás a jugadoras como Vero Boquete estando en el mejor momento de su carrera. Corría el rumor de que la capitana se quedaba atrás por razones extradeportivas y ciertamente, Vilda dejó de convocar a aquellas que firmaron la carta en contra del anterior seleccionador. Por otra parte, Quereda tuvo el mando de la Roja durante 27 años cuyo mayor logro han sido dos clasificaciones para la Eurocopa, una para el Mundial y ninguna para los Juegos Olímpicos. ¿Se imaginan adónde habría ido a la primera de cambios si se hubiese tratado del seleccionador nacional masculino?

7. La organización de los propios Mundiales de fútbol

Copa del Mundo.
Copa del Mundo.

En el Mundial de Canadá 2015 hubo una polémica que dio mucho que hablar. Y es que los campos en los que las jugadoras tenían que disputar los partidos era de césped artificial, algo impensable si se tratase de fútbol masculino. Por otra parte, se ha planteado en más de una ocasión que el Mundial masculino y el femenino se celebren a la misma vez en la misma sede, pero a día de hoy, aún no es una realidad. Muchos deportes minoritarios se dan a conocer a las masas gracias a que tienen cabida en una competición tan importante como son los Juegos Olímpicos y gracias a ello, todo el mundo hoy en día conoce a campeonas como Carolina Marín, Lydia Valentín o Maialen Chourraut. Pues bien, con la repercusión tan grande que tiene en sí el Mundial de fútbol masculino, esta unión podría ayudar mucho al femenino a conseguir el reconocimiento que se merece.

8. Tópicos sobre fútbol y homosexualidad

Laura del Río: CR.
Laura del Río ha confesado abiertamente ser lesbiana: CR.

En lo que al tema de la homosexualidad se refiere, el fútbol femenino está mucho más avanzado que el masculino ya que mientras en los hombres sigue siendo un tema tabú, en las mujeres es más habitual hablar de la identidad sexual sin tapujos. Aún así, no existen datos oficiales que contrasten el porcentaje de jugadoras homosexuales dentro del fútbol femenino. Un punto en contra es aquel que dice que el deporte rey en las mujeres es cosa de lesbianas, el cual frena a muchas chicas a la hora de querer practicarlo. Ante tal cliché, hay que recordar que lesbiana es aquella mujer que siente atracción sexual por las mujeres en vez de por los hombres, nada más. No existe afición ni práctica deportiva que determine la identidad sexual de ninguna persona.

9. La falta de apoyo en la prensa deportiva

Una de las escasísimas veces en las que la selección española femenina ha sido portada fue cuando en el Mundial de Canadá se jugaba el pase a octavos contra Corea del Sur.

Corría el año 2015 cuando LaLiga decidió prestar su apoyo al fútbol femenino y profesionalizarlo en España. Desde entonces, Barcelona y Atlético de Madrid han llegado a disputar la Champions, Vero Boquete llegó a disputar la final con el PSG, la selección española ha disputado la Eurocopa de los Países Bajos… pero nada de esto ha merecido hasta entonces ninguna portada. El caso es que deportistas ilustres como Mireia Belmonte, Carolina Marín, Ruth Beitia o Lydia Valentín sí que le han robado el protagonismo a Real Madrid y Barcelona en las portadas de la prensa deportiva, pero por ejemplo, nadie conoce por la prensa a ninguna de las campeonas de Liga de este año, es decir, las chicas del Atlético de Madrid. Y es que para acabar con la desigualdad, el cuarto poder juega un poder fundamental.

10. El papel de la mujer florero en los programas deportivos

Laura Gadea durante su etapa en El Chiringuito de Jugones.

Este punto no solo hace daño al fútbol femenino, sino al periodismo deportivo y al papel de la mujer en la sociedad en general. Y es que mientras los presentadores de los programas deportivos son profesionales con alguna que otra cana en el pelo, las presentadoras o copresentadoras son todas jóvenes, atractivas y con unos rasgos más propios de una modelo que de una periodista. También es conocido el caso de que cuando Sara Carbonero presentaba los deportes en el Informativo de Tele 5 y cubrió el Mundial de Sudáfrica 2010 aún no se había licenciado en Periodismo. Por otra parte, cuando Laura Gadea fue despedida de El Chiringuito de Jugones, confesó que para entrar en su puesto, nadie le pidió ningún tipo de formación. Esto son solo dos ejemplos evidentes de que para ser periodista deportiva hoy en día, lo más importante es tener buen físico. ¿Por qué? Porque la función de estas chicas no son ni el rigor ni la credibilidad, sino el ser mujeres florero. No es que una periodista deportiva no pueda ser guapa, pero si lo único que aporta es físico, que sepa que no está ejerciendo la profesión adecuada. Además, la televisión podría preocuparse más a la hora de poner a una periodista deportiva en cámara en contratar a mujeres reales entendidas en la materia (que hay muchísimas en el paro) para así tener un compromiso con una sociedad más honesta.

 

DEJA UNA RESPUESTA